DESIGN THINKING

Herramienta que aporta valor a las empresas

Hoy en día las compañías nacen y se desarrollan en un entorno demasiado competitivo, y su propuesta diferenciadora y de valor es lo que permite a las compañías crecer en el mercado. Sin embargo, actualmente encontramos muchas marcas que se han dedicado a desarrollar su estrategia de una manera diferente, empresas que se dedican a cambiar su forma de pensar y se convierten en algo más que la marca de un producto o servicio.

Pero, ¿qué tanto estamos pensando en las necesidades de nuestros clientes o consumidores? ¿sí estamos desarrollando acciones innovadoras que nos permitan dar soluciones diferentes y que nos permitan sobresalir de nuestra competencia?

El Design Thinking te propone el desglose detallado de un problema y el análisis de cada situación y procesos que se generan alrededor del mismo, dando rienda suelta a las ideas más locas. Cuando eres un «Thinker» las posibilidades no tienen límites, y lo mejor, al final puedes aterrizar y ver tu idea materializada.

ETAPAS

En esta etapa es sumamente importante aplicar la técnica de ponernos en los zapatos de los otros. Literalmente la idea de empatizar y entender de manera clara cuál es la necesidad del público al que está afectando el problema. Esta etapa requiere un trabajo de campo para analizar su entorno, su forma de estar en él y entender un poco más sobre su estilo de vida.

Durante esta etapa filtraremos la información recopilada en la etapa anterior. La idea es poder dar prioridad a los datos que verdaderamente nos permitan tener un alcance de nuevas perspectivas o problemas que nos darán ideas innovadoras.

Para idear en el Design Thinking debemos tener en cuenta: el pensamiento expansivo, no a los prejuicios, dejar volar nuestra imaginación y no ponernos límites de pensamiento. En el DT muchas veces las ideas más locas son las que se convierten en las soluciones más innovadoras.

Se llega la hora de construir. De darle vida a lo que hasta ahora era una idea o un concepto intangible. Con un prototipo podemos testear nuestra idea y encontrar de una manera más sencilla errores o mejoras.

Esta es la etapa final de esta metodología, y en ella ponemos a prueba nuestro prototipo con el público hacia el orientamos nuestra solución. Luego de tener un feedbaack, procedemos a realizar los ajustes o mejoras correspondientes.

Es así como esta metodología nos permite pensar como diseñadores, ideando idear y materializando sin límites. Es importante tener en cuenta que para llevar a cabo sesiones de Design Thinking debemos contar con un líder que sepa sobre esta metodología y de esta manera poder orientar de manera acertiva nuestras ideas.