No aburras con largos discursos,

CUENTA HISTORIAS

“La gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo la hiciste sentir” – Maya Angelou.

Cada negocio tiene una historia, cada organización tiene una visión, cada empresario tiene un sueño y cada
producto tiene magia. Todos tenemos una historia. Sin embargo, esto no siempre es visible o evidente para los clientes.

Maravillosas historias no contadas pueden hacer la diferencia entre un simple producto y un producto inspirador; entre una compañía cualquiera y una compañía con significado. Eso es lo que logra el storytelling en las personas.

Storytelling es el arte de contar una historia usando lenguaje sensorial presentado de tal forma que trasmite a los oyentes la capacidad de interiorizar, comprender y crear significado personal de ello.

Tus clientes no compran tu producto o tu servicio. Compran la emoción que les haces sentir y el significado que tiene para ellos tener algo de tu marca.

Una buena historia crea una emoción positiva que inspira a la gente a tomar una acción. Del mismo modo, la
historia de tu marca (tu brand story) debería desencadenar una emoción que inspira a un cliente a invertir en tu idea. Cuando cuentas tu historia, muestras tus valores, tus virtudes y tu humanidad. Trabajas constantemente para conseguir una conexión auténtica y humana con tus clientes, y poco a poco ganarás su confianza. Te diferencias enseñando a todos como tu presencia tiene un impacto positivo en el mundo, y haces que tus clientes siempre
quieran trabajar contigo.

Cuando Apple presentó el iPod al mundo por primera vez, no nos hablaron de cuántas megabytes llevaba.
Nos contaron una historia de “1.000 canciones en tu bolsillo” y así nos enganchó. Steve Jobs sabía cómo
diferenciar Apple de sus competidores porque era un maestro en storytelling.

A continuación están las razones por las cuales contar tu historia es importante:

Generan confianza

Una historia no sólo cuenta una
realidad de manera diferente, muestra un lado diferente.

Son fáciles de recordar

Una historia logra plasmar una
secuencia y un flujo de hechos, lo que hace que se recuerde fácilmente.

Son fáciles de contar

Al ser fáciles de recordar, son fáciles de transmitir. Las historias se
comparten, generando voz a voz.

Amamos las historias

Hacen lo complejo simple y dan una dimensión diferente a la
cotidianidad.

Crean mayor conexión

Crean una conexión profunda y
emocional, diferente a todos los demás argumentos funcionales.

Apela al lado emocional

Convierte la imagen fría de una
empresa anónima en personas en las cuales se puede confiar.

Ahora que la comunicación con el público es online principalmente, se adapta perfectamente al medio,
demostrando que también a través de Internet se consigue apelar al lado emocional de las personas, generando así la relación de confianza y fidelidad que todas las marcas buscan.

Como ves, la clave está en conocer cada día más a nuestros usuarios a través de la conexión emocional y única que se genera cuando contamos una historia. Y para ello, el storytelling, es la mejor herramienta…

¿Cuál es su historia?

Necesitas contar una historia que demuestre a tus clientes potenciales que es una compañía en la que pueden confiar.
Todos tenemos una historia, todos tenemos una motivación, una razón por la que hacemos lo que hacemos.
Comparta su filosofía y estará en una posición diferente frente a sus clientes y competidores.